INSTITUCIONAL
REDES SOCIALES

Adiós al productor: Kiko Tenenbaum (1937- 2018)

Fue el productor de hitos del cine argentino como “Los chicos de la guerra” y “Pobre Mariposa”

Por Pablo DeVita

La muerte lo sorprendió durmiendo. Poco antes, sus amigos -con quienes se reunía todos los sábados en las tertulias de José Martínez Suárez- estaban sorprendidos de que no atendiera el teléfono. Así, tan discretamente como había vivido, fue la partida del productor Jacobo Isaac “Kiko” Tenenbaum acaecida en la mañana del martes en Buenos Aires. Tenenbaum, conocido en el mundo del cine desde hacía décadas, pertenecía a un estadio anterior de la producción argentina: “nosotros no teníamos una formación escolástica para el cine. Anécdotas mil, yo sabía hacer mate y llegué a una cabina”, confirmaba con una sonrisa en diálogo con Dora Baret para el programa Encuentros de cine sobre su oficio, quien luego fue productor ejecutivo de varios títulos que marcaron época en el cine nacional como Sentimental (Requiem para un amigo) de Sergio Renán (donde asimismo realizó una breve aparición como actor), Volver de David Lypszyc; El infierno tan temido de Raúl de la Torre (donde fue Jefe de Producción), y fundamentalmente Los chicos de la guerra de Bebe Kamin. El impacto del film que trataba sobre la Guerra de Malvinas y su trabajo en el registro fílmico del recital que marcó el regreso de Mercedes Sosa a los escenarios dirigido por Ricardo Wullicher le otorgaron el coraje para emprender un proyecto ambicioso de recreación histórica que llevaba a Graciela Borges a 1945 y al protagónico de Pobre mariposa que dirigió Raúl de la Torre. La película tuvo un notable recorrido artístico ganando 4 premios en el
festival de Bogotá, el premio Colón de Oro en Huelva y la Selección Oficial del Festival de Cannes en 1986, donde compitió con hoy clásicos absolutos del cine mundial como El Sacrificio de Andrei Tarkovski, La Misión de Roland Joffé, Bajo el peso de la ley de Jim Jarmusch y films con las firmas de Scorsese, Konchalovsky, Altman, Ferreri, Techiné, Oshima y Zeffirelli, entre otros. Pero en nuestro país la tibia recepción de la crítica y los vaivenes económicos impactaron en su recuperación industrial y alejaron a Kiko de ese rol, al que recién volverá en 2009 con Manuel de Falla, músico de dos mundos dirigida por el compositor José Luis Castiñeira de Dios y que también tuvo junto con la escasa repercusión local un notable recorrido internacional, destacándose la
Selección Oficial del Festival de Cine de Valladolid. Ese mismo año dirigirá un corto documental, La polaca, que se exhibió en el Festival de Cine Judío de Punta del Este.

 

Durante ese largo paréntesis alejado de la producción se había refugiado en la docencia siendo profesor titular de la carrera de Diseño de Imagen y Sonido de la UBA, reencontrándose así con una labor que había abrazado en los tempranos 80 en la Escuela del Grupo de Profesionales del Cine junto a Aída Bortnik, Alejandro Doria, Barney Finn, Ricardo Wüllicher, Rodolfo Hermida, Anibal Di Salvo y Manlio Pereyra.

 

 

Apasionado del cine hasta el final, a Kiko Tenenbaum –nacido en Buenos Aires el 22 de Septiembre de 1937- se lo veía con frecuencia en las funciones del Cine Club Núcleo.
Era miembro de la Academia de Cine de la Argentina, socio fundador de la Asociación de Productores APIMA e investigador del CONICET. Pero sobre todo era un productor que forjó el cine argentino en tiempos difíciles.

Museo Del Cine
agur.urrutia@gmail.com