El acervo textil cuenta con 450 piezas de vestuario, accesorios y objetos de uso personal correspondientes a la época del cine mudo y el cine de estudios del siglo XX hasta la actualidad como el vestido que lucía Fanny Navarro en su rol de Mariquita Sánchez de Thompson en El grito sagrado.

El acervo escenográfico incluye maquetas y miniaturas entre otras herramientas creadas, en su mayoría, en los talleres de los grandes estudios locales como el pequeño cartel de “Pensión la Madrileña”, en la que sufría por amor Camilo Canegato, en Rosaura a las diez, las maquetas usadas en Dock Sud o la pintura completiva de En el viejo Buenos Aires.