Incluye dispositivos utilizados en el país desde fines del siglo XIX hasta el presente, así como otros destinados al uso familiar desde la década de 1910: linternas mágicas y las primeras cámaras de bolsillo junto con proyectores de cine de todas las épocas y formatos de moviolas y visionadoras profesionales.

Entre sus más de 400 piezas se encuentran: la cámara-proyector-copiadora Lumière de 1896 una de las cinco existentes en el mundo, con la cual se realizaron las primeras exhibiciones cinematográficas en la Argentina-, la cámara Pathé utilizada por el pionero Mario Gallo para rodar las primeras producciones argumentales nacionales y el proyector francés Gaumont, de 1910, perteneciente a los pioneros Ernesto Gunche y Eduardo Martínez de la Pera con el cual proyectaron, en 1915, Nobleza gaucha: primer gran éxito de la cinematografía argentina-.