Lo conforman más de 800 negativos y 60 mil fotografías originales que transitan una variedad de soportes y formatos que van desde el negativo de vidrio al fotomontaje.

Incluye fotos de rodajes, de estudio de cine, retratos de actores, técnicos y cineastas que la convierten en una de las reservas de documentación gráfica más importantes del cine argentino. Entre las principales colecciones se destacan las de Sivul Wilenski y Annemarie Heinrich, de increíble calidad artística y profesional, con retratos de artistas paradigmáticos del cine nacional.