INSTITUCIONAL
REDES SOCIALES

Abanico para el cine

Este abanico -objeto simple, humilde, que forma parte de nuestro patrimonio- nos invita a pensar las condiciones de exhibición cinematográfica de otros tiempos, las salas, los espacios y la índole de los productos ligados a esta industria.

 

Entre los objetos que conserva el Museo del Cine vemos este abanico de papel y madera, presumiblemente anterior a 1950. De un lado apreciamos el rostro joven y bello de una estrella del cine de la época (aunque es claro que fue mucho más): Hugo del Carril. Del otro, encontramos el refrescante aviso de la Cerveza Pilsen, fabricada en Córdoba. Un objeto de verano, cuando los cines que contaban con techo corredizo eran los más deseables. Muchas de los espacios de exhibición barriales, hacia los años 40 y aún más cercanos en el tiempo, estaban dedicados no sólo al cine sino que eran también salas teatrales.

 

Entre los avisos comerciales de la época de El Heraldo del Cinematografista, aunque aparecía “todo lo que el gremio necesita y ofrece” -butacas, productos para estudios cinematográficos, filmaciones documentales, comerciales, artísticas, grabaciones de sonido, regrabaciones (doblajes), servicios de fotografia, restauraciones, proyectores, equipos sonoros, linternas, lentes, pantallas, motores convertidores, telones y demás- sin embargo nada se encuentra sobre objetos para ayudar a ventilar salas que muchas veces carecían de ventilación cruzada y no contaban con los techos corredizos. Un objeto así, usualmente útil en días estivales, podía tornarse imprescindible en tales ocasiones. (Si además cuenta con la sonrisa de Hugo del Carril y la promesa de una cerveza, qué hace falta decir).

 

 

El objeto muestra productos artísticos y comerciales nuestros. La cerveza, de Cervecería Córdoba S.A., llamada Pilsen Especial. El bello galán, cuyo nombre primero fue Piero Bruno Hugo Fontana (1912-1989), que nace y juega en el barrio de Flores de la Ciudad de Buenos Aires, y luego crece como cantante -gran admirador de Carlos Gardel-, actor, director (Las aguas bajan turbias, 1951; La Quintrala, 1955; Yo maté a Facundo, 1975; entre otras), productor, guionista y también símbolo del avance popular en la vida tanto política como artística de nuestro país. Su voz también supo cantar la marcha peronista.

 

pamela
pamgime@yahoo.com.ar