INSTITUCIONAL
REDES SOCIALES

PRISIONEROS DE LA TIERRA VERSIÓN RESTAURADA

El Museo del Cine presentó en el MALBA su restauración de esta obra maestra de Mario Soffici realizada con el apoyo de The Film Foundation de Martin Scorsese.

 

La actividad fue organizada el 21 de Noviembre de 2019 por el Museo del Cine, el Centro de Investigación y Nuevos Estudios sobre Cine (CIyNE, FFyL, UBA) y el MALBA, con los auspicios de ASAECA y RICILA. Ahora, esta copia restaurada digitalmente es parte de la programación regular de la sala del MALBA en diciembre. La dirección del Museo ya expresó en la primera exhibición el deseo de que esta maravillosa versión (no exageramos, tienen que verla para apreciar cuánto se goza este trabajo sobre un clásico del cine argentino) llegue a todo el país, pero sobre todo a Misiones, donde mayormente se filmó y cuya tierra alcanza un rol protagónico en la historia.

Estrenada en agosto de 1939, la película clava al comienzo una placa con el año 1915. Allí ancla una historia que se basa en cuentos de Horacio Quiroga y que fue adaptada por el hijo de Quiroga -Darío- junto a Ulyses Petit de Murat. Hay un protagonista colectivo, el mensú, cuya historia deja de ser sólo de muerte y sufrimiento porque tiene su héroe protagonizado por Angel Magaña. Iba a ocupar ese lugar José Gola, quien tuvo la idea de realizar esta película cuyo contenido social puede ligarse a la relación con el radicalismo de esa época. Sin embargo Gola enferma y muere antes del estreno.

Tanto el radicalismo como el socialismo -es el tiempo de Alfredo Palacios- son fuerzas políticas que lucharon por ampliar los derechos de trabajadores y sectores postergados. Mensú es el trabajador rural (en este caso de la yerba-mate) de las zonas selváticas de Argentina y Paraguay, a quien la falta de derechos, de estatus ciudadano, lo exponen al régimen de trabajo forzado o explotación semiesclava. La película toma ese destino como algo que forma parte de la tierra, de la selva. Como una barbarie que brotara del mismo suelo (la relación, de perspectiva muy eurocentrista, entre selva y barbarie es un lugar común en que el drama se apoya).

De la productora Pampa Film, en blanco y negro, con el río y la selva como paisajes condicionantes de los hechos, la copia restaurada se deja ver y escuchar con una claridad y nitidez que nos permite apreciar la complejidad y ambivalencia de los personajes y las fuerzas que cruzan cuerpos y tierra. La violencia es inusitada y fuera de los lugares más comunes (a pesar de retratar una violencia enquistada ya sabida en la producción de la yerba mate). De hecho parece arrojarnos una advertencia hacia el final, y es que la fuente de injusticia y abusos no se seca con la muerte del capanga o jefe. Quedan los segundos, los capataces o policías del dueño. Quedan los que se han alimentado a base de provocar dolor y humillación, los engranajes que buscan siempre otro vértice para replicar la verticalidad bestial.

Para más información pueden revisitar la excelente nota de Juan Francisco Gacitua:

https://museodelcineba.org/blog/prisioneros-de-la-tierra-la-nueva-restauracion-del-museo/

No se la pierdan.

 

 

 

 

pamela
pamgime@yahoo.com.ar